¿Eres realmente agradecido?

“La mente agradecida está constantemente fijada en lo mejor, por lo tanto va a recibir lo mejor." 

-Wallace D. Wattles, La ciencia de hacerse rico

Muchas veces pensamos que somos agradecidos porque damos las gracias siempre que se requiere. Y aunque pareciera que son las mismas cosas, la realidad es que eso no es gratitud, dar las gracias cuando alguien hace algo por ti es la regla y es lo que hace que la sociedad nos diga si somos o no educados. 

Sorprendentemente, me he encontrado algunas veces regañando a mis sobrinas pequeñas porque no daban las gracias. Esto me llevó a cuestionar cómo me enseñaron a agradecer (quizás a ti también te enseñaron igual) y cómo se perpetúa esa educación entre generaciones.

Esta forma en la que vemos la gratitud ha convertido este concepto en algo “vacío”, una obligación y un trámite para ser buena persona. A pesar de ser tan esencial en el día a día, la insistencia con la que se exige ha vuelto una acción tan vulnerable en algo automático o irritante e incluso a rechazarla. Nos exige reconocer una posición de necesidad y vulnera nuestro ego.

No me mal entiendan, es importante y necesario dar las gracias. Sin embargo, el agradecer es una experiencia poderosa cuando se siente. Cuando puedes conectar este sentimiento y sentirlo en todo tu cuerpo e incluso te hace sonreír porque la vives, es algo que puede mejorar nuestras vidas y funcionar como un apoyo a nuestra salud mental.

Gratitud y resiliencia

Existen una gran cantidad de estudios que prueban el impacto positivo de la gratitud en nuestras mentes y nuestros cuerpos. Pero el más notable es el impacto en nuestra resiliencia.

El ser conscientes de lo que tenemos y el ser agradecidos con regularidad son pensamientos positivos que se mantienen constantemente en nuestra mente. La gratitud nos ayuda a enfocar los problemas desde otro punto de vista, e incluso a entender el aprendizaje detrás de los tiempos difíciles. *guiño, guiño*

Podríamos pensar que la gratitud es un momento de reflexión para cuando todo sale bien o como lo planeamos, pero no es así. Mantener una mentalidad de gratitud cuando atravesamos momentos difíciles nos impulsa a cambiar la forma de ver las cosas y a saber que todo lo que nos pasa tiene una razón de ser que nos invita a mejorar o a cambiar.

Aunque la gratitud tiene tantos beneficios, ¿por qué no se nos da naturalmente ser agradecidos?

De acuerdo con la psicoterapeuta Dr. Rick Hanson, el cerebro tiene una predisposición a lo negativo, es decir, existe un sesgo hacia lo negativo que hace que las experiencias difíciles tengan un mayor impacto psicológico que las positivas, es por eso que muchas veces tendemos a recordar más lo malo.

La buena noticia es que la gratitud es una habilidad que podemos trabajar.

Ejercitando la gratitud

Sabemos que los hábitos lo son todo, para trabajar nuestra gratitud, dependerá de lo constantes que seamos. Aquí algunas buenas prácticas del internety personales para ejercitar tu gratitud:

- Lleva un diario de agradecimiento: Aunque pueda sonar un poco cursi, una técnica es anotar diariamente de 3 a 5 cosas/situaciones por las que estás agradecido.

Puedes comenzar a hacerlo una vez por semana, luego dos y así sucesivamente hasta que sea un hábito diario. Es una excelente forma de ir educando a la mente a ver que todo lo que vivimos tiene una función y de esa forma sentirnos más contentos. No tiene que ser un diario perfectamente documentado, puede ser una técnica bastante sencilla si se combina con herramientas digitales.

Aquí algunas aplicaciones para celular que te pueden ayudar a llevar ese registro: Diarium, Dayone, journey.cloud, Penzu, Daylio and deardiary.a

– Haz caminatas de gratitud: Basta con que salgas a caminar, puedes caminar a la tienda, darle la vuelta a la manzana o simplemente ir a dar un paseo y aprovechar ese tiempo para pensar solamente en lo que estás agradecido ese día o en ese momento.

Mientras caminas, puedes intentar repasar el abecedario y agradecer algo por cada letra, es decir, agradezco el amor que siento por mis padres, agradezco los besos de mi pareja, agradezco mi casa, y así hasta llegar a la z. Además de que practicas el ser agradecido, puede combinarse con tu rutina de ejercicio o con esos breaks del trabajo para estirar las piernas.

Pueden parecer maneras muy “activas” de practicar la gratitud, pero lo importante está en detenerse a pensar en el presente. Aunque no corras, lleves un diario o recites el alfabeto mentalmente, una buena forma de hacerlo también es enfocándose en las experiencias.

- Agradece las experiencias: Es muy distinto agradecer “Por el vecindario donde vivo”, que agradecer “Por aquella vez que mis vecinos que apoyaron aquel día lluvioso en el que me quedé afuera de casa porque olvidé las llaves y...”. De esta manera, estamos convirtiendo la gratitud en una experiencia, una que ya vivimos y convierte el agradecimiento en algo más auténtico.

Les comparto mi rutina de agradecimiento. Me despierto y lo primero que hago es dar gracias por despertar y porque todo en mí funciona, posteriormente agradezco a Dios y a la madre tierra por un nuevo día y por permitirme estar en conexión con ellos para que todas las acciones de mi día están encaminadas en pro de mi bienestar y de los que me rodean.

Lo que sigue es agradecer mi cama y el cuarto en el que despierto, así como mi casa, mi familia y mi trabajo. Esto me toma a lo mucho cinco minutos pero me ayuda a comenzar el día con ánimo y entendiendo que lo que puede ser básico para mí no necesariamente lo es para alguien más.

Es importante resignificar el agradecimiento como una forma de dar relevancia al presente. Es una gran herramienta para evitar ansiedad o estrés por lo que no podemos cambiar o por lo que aún no sucede, y también para darnos cuenta lo mucho que merecemos y tenemos.

Ileana Castro

Ileana Castro

People & Admin

Following the best practices of failure by doing business with her best friend. At this moment, she is leading the People area in Fuckup Inc. helping people breaking free from their paradigms. Loves long and deep conversations, long walks, traveling, and swimming.

#Sharethefailure
es_ESES