El mantra de "haz lo que amas" es una farsa

Antes de encontrar mi camino en Fuckup Nights, llevaba 4 meses sin encontrar trabajo. Desesperado, llegué a un punto en el que pensaba que “lo que fuera estaba bien” y aceptaba entrevistas en lugares en los que no me veía trabajando.

Muchas de esas entrevistas eran en aquellas típicas oficinas de co-working donde te bombardeaban de mensajes positivos con tipografías elegantes y colores vistosos que decían:

Haz lo que amas <3

Siempre me pareció muy irónico el contraste que hacía con las decenas de personas que esperaban estresadas el elevador.

Es lo mismo en Instagram y en bancos de imágenes. No tardarás en encontrar un bonito cartel que diga “Do what you love”(haz lo que amas). Y ya saben, todos esos hashtags de #Ilovemyjob, #Blessedo #FollowYourPassion. Y es que suena tan sencillo, ¿cierto? Haz lo que amas y serás feliz, haz lo que amas y lo demás vendrá solo.

Y no me di cuenta de lo que significaba este mantra para mi, hasta que empezó a meterse con mi salud mental. ¿Estoy haciendo lo que amo? ¿Qué pasa si no lo hago? ¿Qué amo en realidad?

Luego de un tiempo comprendí mi problema con este mantra: No es para todes.

El privilegio… de nuevo

Hay muchas historias emocionantes de gente que dejó su trabajo, mandó al diablo a su jefe y siguió su pasión. El resto es una inspiradora historia de éxito, renombre y dinero. Si sigues tu pasión, todo se alineará a tu favor, esa es la promesa 

Anteriormente, hablamos de la escalera de privilegios y también de la lotería que implica nacer en algunos países y en ciertos núcleos sociales. El mantra de “Do what you love” es sólo para algunos, porque viene desde una posición de privilegios y oportunidades.

De acuerdo, haré lo que amo, pero ¿Quién pagará mi renta? ¿Quién alimentará a mi familia? ¿Quién pagará mis deudas? “Do what you love” si tienes una herencia familiar, la casa de tus padres para volver si las cosas no funcionan, un familiar en el gobierno para que te de un trabajo provisional, “Do what you love” si tienes palancas en alguna industria, si recibiste una educación de calidad, si estudiaste en el extranjero. Seguir ese mantra no está en la realidad de mucha gente.

Es necesario reconocer nuestros privilegios, los que tenemos y los que no, y ser conscientes de que a veces tenemos algunos que damos por sentado. Los privilegios no son para avergonzarse de ellos, son para reconocerlos, agradecer y compartirlos en la medida de lo posible para ayudar a otras personas a subir la escalera de privilegios.

Incluso aún teniéndolos a nuestro favor, a veces, nuestra propia salud mental juega en nuestra contra. En un mundo donde tienes que demostrar a cada segundo que vales la pena, que eres especial y único, es normal desgastarse y pasar por rachas de cero entusiasmo y voluntad. Una mente sana también es un privilegio que hay que considerar y cuando no la tienes, existe además una fuerte carga de vergüenza.

Decir “do what you love” es como decirle “no estés triste ” a un paciente con depresión crónica.

El capitalismo y la cultura del shaming

 

En mi búsqueda sobre este particular mantra, encontré un discurso en internet de un famoso emprendedor y CEO donde decía:

“Tu vida es muy preciada y valiosa como para pasarla haciendo algo que no disfrutas. Cada minuto de tu vida debe ser invertido en las cosas que te importan y que amas, eso te hace feliz."

Porque es muy grosero de nuestra parte trabajar para sólo ganar dinero (eng) y querer sobrevivir. No basta con eso. Además, lo debes amar, te debe inyectar una dosis diaria de pasión, porque “si trabajas en algo que amas, no tendrás que trabajar un sólo día de tu vida”. ¿Cierto?

El problema con el “Do what you love” es la carga de shaming que lleva debajo de la superficie. Low key. Si no haces lo que amas eres un pobre diablo, estás vendiendo tu alma y tu tiempo a una malvada corporación capitalista, te estás dejando y deberías avergonzarte por no perseguir tus sueños. Algo así como el shaming por no bañarte en menos de 10 minutos, cuando una enorme empresa multinacional seca manantiales enteros en un abrir y cerrar de ojos. No estamos viendo nuestros privilegios, ignoramos el problema mayor: ¿por qué habrá gente que no hace lo que ama? 

Y si todo esto no fuera lo suficientemente malo, también existe el:

Haz lo que amas, el dinero te seguirá $

Bienvenido al capitalismo, ponte cómodo. Porque todo debe monetizarse, hasta el amor y la pasión por lo que hacemos.

Pero ¿qué pasa si lo que amo no se paga bien o necesita mucha inversión para perfeccionarlo? ¿Qué pasa si apesto en lo que amo hacer y nadie me lo compra? “Do what you love” , porque te gusta, no porque te dejará dinero, no porque debas esperar vivir de ello. “Do what you love” porque te llena y te hace feliz y es un escape para la vida real.

Hacer lo que amas va más allá de la ventaja económica que te puede dar. Hacer lo que amamos es estar en contacto con lo que somos, nuestro lado humano y la capacidad de sentirnos útiles y realizados desde una perspectiva de validación interna. 

Hacer dinero a partir de ello es un extra (uno muy bueno), pero debemos quitarnos de encima la promesa de que nos va a dar de comer, reconocer que al menos nos va a dar felicidad y que eso es tan importante como el dinero.

Nadando contracorriente

 

Y entiendo, el “Do what you love” viene desde un lugar positivo. Es un consejo que busca inspirarte a mejorar. Pero hay algo que no te dicen y quisiera decírtelo porque a mi me hubiese gustado escucharlo antes: 

Haz lo que amas. Cuando puedas y como puedas. Sin prisa y a tu tiempo.

Busca tu propia definición de felicidad y de éxito. No necesitas renunciar a tu trabajo para iniciar esa hiper romantizada historia de éxito. Aquí hay algunas cosas que considero pueden ayudarte a hacer lo que amas, sin entrar en la carrera que se nos impone:

  • Aprovecha lo que tienes: Posiblemente no tuviste una formación especializada en lo que te gustaría hacer, pero tal vez tengas otras habilidades que te acerquen a eso. Habilidades que generalmente no se obtienen de instituciones educativas como la habilidad para negociar, adaptarse a entornos, resiliencia, etc. Lo que llaman el “street smart” ¿Dónde estás parado? Puedes desarrollar nuevas metas y sueños dentro del contexto.

  • Busca un balance: No, no tienes que renunciar a tu trabajo para perseguir tus metas. Intenta buscar espacios para practicar, aprender algo nuevo o simplemente dejarte llevar. Pide vacaciones para dedicarte a eso que amas, ahorra lo que puedas para financiar algo relacionado a lo que amas. No odies el trabajo que te ayuda a sobrevivir, tal vez no puedas renunciar para empezar una carrera como cantante, pero puedes renunciar para buscar algo similar con un poco más de flexibilidad o un mejor sueldo y dedicarte a ello.
  • No te apresures: Las redes sociales son inmediatas, te presionan a postearlo todo, cada paso que das, lo que haces para perseguir y hacer lo que amas y entrar en ese círculo de los que están ganando en la vida. Tomate tu tiempo. En ese mundo tan rápido y tan vertiginoso, parece que cada día perdido es una pulgada más hundido en el hoyo. Está bien tomarse un tiempo. No hacer nada y pensar qué es lo que verdaderamente quieres hacer es muy valioso y aporta a tu autoconocimiento.    

  • Reconoce tus privilegios y ayuda a otros: Dentro de tus pocos o nulos privilegios puede existir una ventaja que otros no tienen. Reconocer tus privilegios puede ser un excelente ejercicio de gratitud y compartirlos puede nivelar las oportunidades para todes. ¿Conoces a alguien con pocas oportunidades a quien puedas recomendar? Al final del día, ayudar a otros crea una red de gente que se apoya entre sí y lucha contra la desigualdad sistémica.

No es mi intención convertir este blog en una oda al conformismo. Porque SÍ importa hacer lo que amamos, SÍ importa esforzarse y tampoco significa que por no tener privilegios, nuestros sueños quedan cancelados y debamos sentir pena por nosotres mismes.

Significa que simplemente, alcanzarlos o ir tras ellos nos costará más trabajo. Y aunque la cultura del esfuerzo y la meritocracia son temas que también deberíamos poner sobre la mesa, existen formas de nadar contracorriente, a nuestro estilo, e ignorando lo superficial que puede llegar a ser un post en Instagram que te demanda: "Do what you love".

Rich

Rich

Comms y redes sociales

Content & typos creator. Rich runs Fuckup Nights blog, newsletter & social media. He probably posted this blog by himself, and thinks it’s awkward to write his own bio. Fuckuppín .

#Sharethefailure
es_ESES