Read

Join Us!
Read
Surviving entrepreneurship

3 lecciones que aprendí emprendiendo

Zohare fundó su empresa después de cumplir 35 años. Una serie de errores y aprendizajes le dieron algunas lecciones valiosas. Échales un vistazo.

By:
Zohare Haider
November 27, 2020

Bueno, de entrada, encontrar el tiempo para escribir un artículo es ya un lujo. Principalmente porque nunca hay suficiente.

¿Qué es el tiempo después de todo, no? ?

En resumen, aprendí que el Emprendimiento = 24 horas x2 = 1 día (idealmente) ➗ vida real x (dinero, familia, deudas, hijos) = ciclos eternos de “por poquito”. Y esa es la gran lección, así que puedes ahorrarte leer este blog.

Sin embargo, si decides continuar, haré mi mejor esfuerzo para que valga la pena. Sin promesas ni reembolsos.

Por allá del 2018, escribí un artículo [ENG] sobre aventurarse. Fue un ejercicio honesto y completo de mi viaje a través de esta vida y un punto decisivo que lo cambió todo.

Y para serles completamente honesto, no cambiaría absolutamente nada.

Lo que sí me gustaría siempre es ayuda a tomar mejores decisiones. Un buen co-fundador o co-fundadora juegan un tremendo papel importante, pero al final del día, tú eres el responsable de tus elecciones. Y algunas decisiones pueden ser devastadoras si no tienes la previsión, experiencia o red de seguridad donde caer cuando las cosas salen mal.

Así que, con esta lista de 3 aprendizajes, trataré de ofrecerte un poco de lo que pienso y descubrí antes y después de mi emprendimiento:


1.¿Emprendiendo después de los 35? Planea tus movimientos, ¡prepárate para hacer ajustes!

Sé más reflexivo. 35 equivale a 12 aproximadamente en una carrera profesional; poco más de una década, eso te podría hacer un líder experimentado.

Pero este juego de seguir tus sueños varía de persona a persona.

Carajo, el emprendimiento no se parece a nada de lo que te enseñan en la carrera. Habrá meses en el que el dinero será errático o ausente. Así que planea muy bien tus movimientos. Habla con tu pareja, ahorra dinero, recorta gastos, reduce tus deudas y prepárate para inviernos difíciles.

No todos se convertirán en el próximo Warren Buffet o Steve Jobs. Pero definitivamente tendrás que trabajar tanto como ellos.

2. Deja de lado tu ego, actitud y auto palmaditas en la espalda

Se más real.

Es importante que seas tú mismo, con un cierto grado de humildad.

Cuando eres el capitán de tu propio barco, tú eres el jefe, el junior ejecutivo y el staff, todo en uno. Pero también el recaudador de deudas y el experto en atención al cliente.

Conforme crecemos, aprendemos a depender de otros, pero también a apreciar su rol y trabajo un poco más. Así que prepárate para cambios en tu comportamiento que cambiarán tu vida, esperemos que para bien. Así que ser considerado con tu nueva comunidad requiere que los lleves contigo y compartan el viaje. Así que sé honesto, abierto e involúcrate.

3. Las cosas que pensabas sobre tus amigos que emprendieron anteriormente, es lo que ahora piensan de ti.

Sé amable. Acuérdate de ese amigo que hace mucho, cuando eras gerente en esa empresa de telecomunicaciones en crecimiento, se acercó a ti para hacerte una oferta y pensaste, “amigo, ¿de verdad podrás con eso? ¡Sólo son dos personas y una PC!”

La duda y la confianza en uno mismo, serán tus compañeros más presentes en este viaje. Ambos son importantes para el balance, pero están reforzados generalmente por fuerzas que no puedes controlar.


Si fuiste un idiota insensible con alguien (como yo lo fui), entonces este es el momento para hacer las paces. Necesitarás de esas personas para que te den consejos de cómo vencer tu yo del pasado y tratar de vender tu sueño a alguien con capital en una gran empresa.

Pero al final, tu integridad será tu mejor aliada, mantenla cerca.

Being a leader at an organization you didn’t start or set a blue-sky vision for… is not yours. So your skin isn’t quite in the game. You could say it is, but that’s corporate-speak for “Work hard, earn hard.” That’s how they rope you in (read: noose).

Tomar riesgos puede ser aterrador, lo fue para mí. Pero incluso sin una nómina regular, soy más feliz de lo que pude ser.

Espero que esto no lo lea mi esposa, porque seguramente tendrá un par de cosas que decir al respecto.

Es broma, ella ha sido mi mayor soporte.

Lee el blog original en Linkedin [ENG]

3 lecciones que aprendí emprendiendo

Comments

Related COntent
suscribete a nuestras newsletters

Recibe contenido especial todos los meses en tu bandeja de entrada: videos de historias de fracaso, artículos, próximos eventos y actualizaciones.