Read

Join Us!
Read
Mujeres Sin Filtro

Calladita no me veo más bonita

Desde que era pequeña, siempre escuché un dicho en español que dice: Calladita te ves más bonita. Terminé interiorizándolo...

By:
Meilyn Lima
February 10, 2022

Uno de los filtros que tuve que aplicar para sobrevivir

Cuando era pequeña escuché muchas veces la frase “calladita te ves más bonita”. Me la dijo mi papá, la escuché de hombres cercanos, la mencionaban en la tele, hacían referencia a este comportamiento en mi colegio (#SpoilerAlert estudié en un colegio católico), entre otros momentos de mi infancia noventera venezolana que moldearon mi vida con filtros sociales.

Desde ese momento aprendí que:
Una niña calladita se ve más bonita.

Pasó el tiempo y estudié Comunicación Social. Siendo una pasante mujer, estos filtros que me enseñaron a no llamar la atención de manera inadecuada para no incomodar a otras personas se intensificaron; sólo me enfocaba en hacer mis tareas, aprender, pasar desapercibida y verme “bonita”.(wtfffffff, ¿por qué si no me callo no me veo más bonita? ¿Es lo único que importa en una mujer?)

Entonces me encontré nuevamente con el mismo filtro versión reloaded:
Una estudiante calladita se ve más bonita.

Luego de graduarme empecé a trabajar como guionista en un estudio de televisión por internet y pasé a ser Directora de Contenido en menos de un año. Este ascenso, a mis 24 años, me llevó a liderar un equipo y a tener conversaciones de toma de decisiones con hombres mayores que yo.

Para mi sorpresa, mantener esta promoción se basaba en esforzarme el triple que ellos, y además callar cuando hacían comentarios machistas sobre mí u otras compañeras, manteniendo una sonrisa incómoda para seguirles la corriente a sus chistes y no quedar como “la sensible”. too sensitive.

Llegó mi momento de emigrar, por lo que tuve que renunciar a ese trabajo, lo que se tradujo en un gran alivio porque podía alejarme de ese ambiente machista.

Nuevamente la sociedad me lo repetía en la versión 3.0:
Una profesionista calladita se ve más bonita.

Me mudé a México en donde inicié mi carrera en el mundo de las agencias de publicidad, y vaya sorpresa la que me encontré (not really) al entrar en otro universo misógino, donde las mujeres tenemos que tener una gran cantidad de filtros para sobrevivir.

Mansplaining, acoso, síndrome de la impostora, discriminación por ser mujer, son algunas de las red flags que pude observar en mi trayectoria profesional. Y eso que hablo de lugares “disruptivos” en donde se gestan las ideas que acompañan los discursos de marcas, políticxs, influencers, medios de comunicación y opinión, entre otrxs... Es decir, espacios en donde se estudian y se moldean los paradigmas sociales que nos rodean. #EpicFail

El feminismo llegó para educarme y salvarme de la opresión, lit.

Un día, la Universa se alineó y empecé a educarme sobre el feminismo, gracias a este encuentro empecé a nombrar comportamientos que eran violentos en mi trabajo, en mi vida, en mis relaciones, en mis amistades, en la sociedad, y hasta en mí… Y se empezaron a caer algunos filtros. (feminismo 1 - patriarcado 0).

Como resultado de esta iluminación feminista, por primera vez pude identificar que el filtro “calladita te ves más bonita” me lo imponían tácitamente para encajar en el estereotipo femenino en cualquier ámbito social

  • Creí que la misión social de una mujer era verse bonita y callada, en vez de potenciar sus cualidades y talentos… ¿Y por qué no me pregunté quién carajo puso estas reglas?
  • En la toma de decisiones, solo se consultaban entre hombres… ¿Y por qué me quedaba callada?
  • Si trabajaba en un proyecto con un hombre, él se sentía en la libertad de llevarse todo el mérito… ¿Y por qué no dije nada?
  • Me llevaban a ciertas juntas como adorno y no me permitían compartir lo que hice en pro del proyecto... ¿Y por qué no reclamé mi crédito?
  • Escuchaba que las mujeres no podíamos trabajar juntas, porque nos íbamos a pelear… ¿Y por qué pensé que esto era cierto?
  • El gap de salarios entre hombres y mujeres siempre los beneficiaba a ellos… ¿Y por qué se me hacía tan difícil sentir que merecía un aumento?
  • Los códigos de vestimenta tenían especial énfasis en que las mujeres no mostráramos mucha piel... ¿Y por qué esto me parecía normal?
  • ¿Por qué me tenía que quedar callada ante comentarios no solicitados o miradas que me hacían sentir incómoda provenientes de un cliente/jefe/compañero?

La respuesta es simple: por la socialización machista heteropatriarcal que nos hicieron, mi ciela. 💅

Normalizar todas estas situaciones que atentan contra nuestra libertad de expresión, y solo enfocarnos en que debemos cumplir con ideales sociales misóginos y cánones de belleza inalcanzables es muy violento.

¿Cuántos filtros he tenido que utilizar en mi vida para encajar?

Creo que los caracteres sostenidos por esta plataforma web no serían suficientes para contenerlos.

Nos educan para ser “amas de casa”, las cuidadoras, las que crían a les niñes, las que tienen que estar arregladas todo el tiempo (porque si estás “demacrada” es símbolo de que hay algo mal contigo), las que deben ser rescatadas por el príncipe azul porque no se pueden valer por sí mismas, las que son girlfriend material, las que ________ (si eres mujer, inserta aquí el filtro que te limita en este momento).

¿Y cómo pasa esto?

En gran parte porque nos borraron de la historia de la humanidad, y dijeron que nos teníamos que comportar de una forma determinada que no se podía cuestionar (calladita since muchos años a.C.) y la misión era seguir órdenes y estereotipos con bases machistas.

“Durante la mayor parte de la historia, Anónimo era el nombre de la mujer”
-Virginia Woolf

#NoFilterNeeded: La sororidad es una gran solución anti patriarcado y antifiltros.

Divide y vencerás es una gran táctica para ganar poder sobre el libre pensamiento, y esto ha sido una de las acciones claves del patriarcado hacia la opresión de las mujeres. Si no nos comunicamos, si nos vemos como enemigas, si siempre tenemos que estar peleando por un hombre, no vamos a conocernos, empatizar y entender que no somos una sola la que sufre esta violencia sistémica, somos todas.

La sororidad es la clave para ser mujeres sin filtros porque viéndonos como hermanas que compartimos las mismas heridas, podremos apoyarnos para romper los moldes y difuminar las reglas que nos impiden ser libres.

Desde que he integrado este pilar sororo en mi vida, me he relacionado de una manera más sana con las mujeres que me encuentro en el camino y he podido dejar de verlas como competencia para unir esfuerzos y abrirnos espacio entre todas en los lugares que en los que nos merecemos brillar (fuckU patriarchy & not in the FuckUp Nights way).

Si nos organizamos, ganamos todes.

Tener aliades es muy importante para vivir con menos filtros, porque podrás tener espacios de seguridad y contención para ser libre. Personas que te acompañen en el camino y que te permitan expresarte auténticamente.

Compartir nuestras vivencias (y fracasos) importa, porque ayudamos a sensibilizar nuestros entornos y espacios de trabajo. ¡Que diferente es vivirte en lugares en donde tus necesidades son tomadas en cuenta! Y sí se puede… Si nos organizamos, ganamos todes.

Las soluciones a estos problemas son tan simples y tan complejas (hola, diosita… soy yo de nuevo) como aprender a expresar sin filtros nuestras necesidades y considerar las de las otras personas, poniendo sanos límites y siendo nuestra versión más auténtica.

¡Que quede la resiliencia como gasolina para revolucionarnos, y compartirnos en espacios más seguros, vulnerables y sin filtros para todes!

Editado por Ricardo Guerrero



Calladita no me veo más bonita

Comments

Related COntent
suscribete a nuestras newsletters

Recibe contenido especial todos los meses en tu bandeja de entrada: videos de historias de fracaso, artículos, próximos eventos y actualizaciones.